Pablo Milanés: no tan “querido” ya.

Por Marcos Torres @Marcostropero

Decepción cruel y lacerante.

Es lo único que puede sentirse al leer el artículo publicado por el periódico español (franquista por demás) “El País” sobre una entrevista concedida a este medio de prensa por el cantautor de nacionalidad cubana Pablo Milanés, el pasado día 15 de febrero de 2015.

En dicha entrevista el cantautor reniega de mucho por lo cual luchó: llega a manifestar que “la apertura cubana es un maquillaje”, menciona sentirse defraudado de los dirigentes de la Revolución, se atreve a criticar a La Habana (a la cual no ha dado un centavo para ayudar a reparar o reconstruir), incluye a Cuba en el descalabro del socialismo soviético, espera además que el gobierno revolucionario le “pida” perdón por haberlo puesto en la UMAP (Unidades Militares de Ayuda a la Producción) a las que califica de “campos de concentración” al estilo “estalinista”, entre otras barbaridades.

En este caso me detengo a reflexionar sobre su experiencia en la UMAP a la que califica de “prisión”, por lo que no me explico de que forma el “preso” Pablo Milanés pudo haberse “fugado” junto a… (lean bien) 280 “presos” de un “campo de concentración” en Camagüey. Entonces…: ¿era por fin, una prisión? ¿no dejaría mucho que desear este dato con relación a la seguridad de los establecimientos penitenciarios de la Isla de aquel entonces? ¿cómo es posible que no fueran capturados desde Camagüey a La Habana, cuándo se cuentan más de 800 kilómetros de un lugar a otro?

Me permito entonces explicar, para los no conocedores del tema, que fue precisamente la Revolución cubana la que lo lanzó al estrellato, la que lo hizo persona, la que lo hizo músico reconocido, la que vio en él a una figura musical de relevancia.

Entonces me pregunto si alguna vez Pablo Milanés fue siempre un simulador, un chacal a la espera de la añorada carroña. Recuerdo ahora a un buen maestro que tuve en mis tiempos de Universidad y al que no quería creer cuando decía: “Pablo Milanés es un mono con una cuchilla en la mano. Nunca sabes pa´ donde va a coger”, criterio que se confirmó cuando tuve la oportunidad de ver un material sobre el dúo de “hip-hop underground” “Los Aldeanos” (que recientemente fuera desenmascarado como punta de lanza de la USAID contra la juventud cubana al servicio del imperialismo norteamericano) donde Pablo alababa la “obra” del dúo y su “valentía”, y me pareció irreal y grotesca tamaña aberración de un ídolo de la cultura contemporánea cubana, fundador junto a Silvio y Noel del “Movimiento de la Nueva Trova Cubana” y el grupo de experimentación sonora del ICAIC donde figuraron personalidades de la talla de Sara (siempre fiel a Cuba) y de Amaury (un hombre de Fidel).

Lo cierto es que hace años que Pablo no vive en Cuba y de sus “conciertos” en nuestra isla ya no se puede hablar. Aquí nunca le costaron nada los tratamientos a la osteoporosis que lo aqueja; que la educación de sus hijas fue gratis, que el pueblo cubano, después de todo, lo sigue reverenciando como un ídolo de la música cubana de todos los tiempos.

La conclusión más lógica: Pablo Milanés, no tan “querido” ya, cambió a su patria por dinero.

* @Marcostropero editor del blog Las Torres de Marcos

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s