Te regaló la luz y te dio sus llaves.

Por Marcos Torres*

Érase una vez un hombre invencible: curtida la piel a fuerza de pesares,
y la mente limpia, audaz, la frente en alto, el corazón ardiente, surtidor de
bienhechuras dispuesto a todo pero más a dar. Y sólo pidió cariño que le fuera
dado.

Portaba, cual sideral y moderno Prometeo, una luz acantonada en el pecho,
que vivía en y de él, sufriendo la esperanza de lo nuevo que no llega, pero
que se agazapa tras las puertas de la inconsecuencia del tercero implacable,
inhumano, enarbolando su esencia de águila.

Pero en su mano esa luz se hizo fusil, y en su fusil se hizo acción, y esa acción
en victoria, y en su victoria canción, y en la canción: eternidad forjadora de
semillas.

Y… luego… en la oscuridad de nuestros tiempos, supo entregarte la luz y te
dio además las llaves de la casa donde habita esa luz, pecho adentro, en su
corazón que es el mío, el tuyo, el de aquel.

Ahora… fundemos, morral a la espalda, el incendio.

*@Marcostropero editor del blog Las Torres de Marcos

 

Anuncios

Un pensamiento en “Te regaló la luz y te dio sus llaves.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s