Eusebio Leal habla sobre América Latina. #Cuba #VenezuelaSeRespeta

Por: Marcos Torres.

El sábado en la noche es un día donde frecuentemente le dedico mi descanso a “X Distante”, un programa del Canal Habana donde se exhiben animados para adultos (o “muñequitos para la gente grande”, como le dice el presentador), pero este sábado cambié de pasatiempo por razones que les resultarán obvias.

Pasaba de canal en canal luego del noticiero estelar de la TV Cubana y ¿qué me encuentro? a un gigantesco Eusebio Leal Spengler (a quién yo en lo particular denomino “el vehemente”) en la silla del “Espectador Crítico” disertando sobre Bolívar, como preámbulo a la película que veríamos después que no era otro que “El Libertador”, que recrea la lucha de Simón Bolívar por la unidad de Latinoamérica.

Escuchar las palabras de Eusebio Leal sobre los grandes próceres de la independencia latinoamericana, y también sobre Chávez, Fidel, Martí y el destino de nuestra América, fue una inyección de patriotismo y latinoamericanismo sin igual, o sea que, por lo menos a este servidor, se le movió el piso al escucharle, y sobre todo cuando comparó (magistralmente a mi entender) la relación entre Bolívar y Sucre, con la entrañable amistad sin límites entre Fidel y Chávez, en lo relativo a la transmisión del legado, a la continuidad del proceso revolucionario en la América Latina toda (esto me conmovió más).

 

Como es característico en él, durante su pausado y bien logrado monólogo, prueba de sus inigualables dotes de orador, se vislumbra la afectividad con la que trató a Chávez en lo personal y un dolor que es innegable por la pérdida del compañero; se advierte un amor impenetrable hacia lo humano de Fidel, de nuestro proceso; se observa con claridad la talla de un hombre que reconoce que no hubiera sido nada sin la guía eterna de su líder; y entre las palabras, y como sin querer, recordé también el libro del Gabo (Gabriel García Márquez) que leí cuando adolescente en mis pocos tiempos libres: “El General en su laberinto” que recrea los últimos días del “Libertador” y de sus fieles y últimos acompañantes en la lucha. ¡Que inmensos estos hombres todos!

De la película no puedo decir mucho. No soy crítico de cine. Aunque si considero que está muy bien lograda, y entre los vaivenes propios de la producción, es fiel a la historia. Además se gastaron un elenco de lujo: nada más decir que Imanol Arias figuraba en los créditos ya es decir bastante, sin menospreciar a los actores de diferentes latitudes que fueron convocados al filme todos muy buenos, destacándose el cubano Manuel Porto (al que los cubanos tenemos un gran aprecio por su bella obra en la Ciénaga de Zapata, en Cuba). La película se merece un Oscar. Sí.

¡Pero Eusebio Leal, sólo por existir y educar como lo hace, merece todo un monumento (de proporciones épicas) en su honor!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s