El #Imperialismo y la teoría del gato-boca-arriba. #Cuba #Tropa

hoz y martilloPor: Marcos Torres.

Cuando era estudiante de preuniversitario (bachillerato para los no entendidos en la jerga popular cubana) teníamos un profesor de “Historia Universal” que frecuentemente nos “bombardeaba” con preguntas capciosas sobre la política de aquellos tiempos y los posibles escenarios posteriores. Aquellos ejercicios mentales de corte político-ideológico, lejos de crear un rechazo hacia el estudio de nuestra realidad social, nos atrapaba en una madeja de análisis de la práctica nacional e internacional en materia política que, por lo menos a este servidor, le sirvieron para encaminarse ideológicamente.

En aquellos espacios, nuestro maestro nos deleitaba, al final de cada discusión con su punto de vista siempre esclarecedor sobre el fenómeno que se estuviera analizando en el momento, y recuerdo una frase que solía decir cuando, literalmente, “descuartizabamos” al imperialismo norteamericano entre ideas y proverbios marxistas: “el imperialismo en decadencia, se defenderá como gato-boca-arriba”.

Este axioma ha resultado ser olímpica y meridianamente cierto.

Traigo el tema al ruedo de la discusión ya que varios amigos de nacionalidades diversas me han preguntado el “por qué” de los retrocesos revolucionarios en la región latinoamericana, y a todos he dado la misma respuesta, la cual me siento en el deber ideológico de exponer en este mi espacio en Internet.

Aclaro que para dar esta respuesta la he fundamentado en los clásicos del marxismo-leninismo, y en las enseñanzas de Bolívar, Martí, Fidel y Chávez, como máximos exponentes de los revolucionarios de América Latina y el Caribe, aunque no soslayo el papel de otros hombres igualmente grandes en la historia universal.

Me refiero a los recientes y lamentables casos de la asamblea nacional de Venezuela, la presidencia de Argentina, el referendo en Bolivia y lo que está sucediendo en Brasil con Lula y Dilma, como blancos principales de los ataques imperialistas y como máxima expresión de la frase que da título a este artículo. Y es que precisamente el imperialismo se está defendiendo con todo lo que tiene para sustentarse en un mundo que ha comenzado a cambiar vertiginosamente en su contra, como resultado del desarrollo de ideas contrarias a la dominación neoliberal que en los 90 del siglo pasado y principios del presente fueran el eje filosófico, político, ideológico, económico y hasta social del actuar imperial en el mundo entero, beneficiando sólo a los países más ricos y condenando a los más pobres al ignominioso destino del “tercermundismo”, del subdesarrollo, de la miseria implacable y del hambre.

En todos estos pueblos de nuestra región se viven tiempos de revolución social, de progreso en función de los pobres, de inclusión de los que otrora fueran “los ninguneados”, y esto evidentemente choca con los valores y, a la larga, con los intereses imperialistas de dominación global que sustentan su propia economía, con más fuerza en América Latina dónde se ha levantado desde hace años la espada de Bolívar para arrancar de las manos de unos pocos lo que siempre fue de todos.

¡Pero nadie pretenda conocer a fondo un proceso revolucionario en un país concreto! ¡Ningún proceso se parece a otro, como ningún país se parece a otro, como ningún hombre es copia de otro! Dicen los grandes marxistas (y es cierto), que en cada período revolucionario, por ser precisamente un proceso de cambios tan sustanciales y poderosos en la propiedad medios de producción y en la distribución de las riquezas provenientes del trabajo del obrero, existen períodos de avances y de retrocesos en todos los frentes, teniendo en cuenta los factores que inciden directamente en ellos y que componen su esencia.

Si tenemos en cuenta fríamente lo que exponen los marxistas de mayor talla y calado, entonces las preocupaciones sobre el futuro de América Latina y el Caribe, dejan de ser tan evidentes para convertirse en simples obstáculos a rebasar en el futuro inmediato.

¡Tampoco puede verse así! El imperialismo se está defendiendo con todo lo que tiene. Muestra de ello son las guerras en el oriente medio, las amenazas a Rusia y China y otros “tantísimos” ejemplos.

Es por eso que el deber de cada hombre revolucionario es luchar. Luchar para convertir el sueño de justicia social de los pobres del mundo, no en una quimera inalcanzable, sino en un futuro cierto y al que transitar poco a poco. Pero para eso hace falta voluntad de vencer y convencimiento y fe en la victoria, en la posibilidad real de vencer las poderosas fuerzas que cercan hoy por hoy a las revoluciones sociales.

Termino con una frase de José Martí que me atrae sobremanera por el contenido telúrico que encierra: “Una idea justa, desde el fondo de una cueva, vale más que un ejército”. Y yo… tengo un ejército de ideas a mi favor. ¿Qué tienes tú?

Anuncios

8 pensamientos en “El #Imperialismo y la teoría del gato-boca-arriba. #Cuba #Tropa

  1. Era de esperar esta arremetida de la derecha en latino américa, están pujando para retomar el poder político, aupados por el dinero del congreso norteamericano.Ojo cuando logren tomar el poder organizarán el sistema político y represivo de tal manera que nos sea imposible (a los revolucionarios latinos) obtener el poder por la vía pacífica…..

    Me gusta

  2. Dentro las cosas que trata el imperialismo hacer en contra de nuestros pueblos y las revoluciones sociales que han despuntado en los últimos años en América Latina, es precisamente crear la percepción, sobre todo en los más pobres e ignorantes, de que contra ellos no se puede luchar. Seguir estigmatizando al Socialismo y haciendo creer que no es la solución para los problemas que afectan al mundo. Tienen la ventaja de más de 200 años de dominación en el área, el dominio de los grandes medios de desinformación, mucho dinero. No podemos nunca subestimarlos, lo que pasa es que somos mayoría, tenemos la razón y nos sobran cojo….para luchar. Además, Cuba ha demostrado con creces que si se puede, y que un mundo mejor es posible.

    Le gusta a 2 personas

  3. El propio Cmdte Fidel Castro alertó que sólo nosotros mismos seríamos quienes dejemos caer la Revolución si no estamos alertas, preparados y firmes. El imperialismo sabe que por la fuerza no puede aplicar sus doctrinas de dominación contra Cuba o Venezuela, como aplica contra Siria hoy en día a través de la complicidad directa de la OTAN… tampoco puede hacerlo contra Rusia ni contra China (dos rivales fuertes económica y militarmente)… mucho menos ahora China que su moneda se ha convertido en la referencia de reserva internacional, según declaración del FMI (esto EEUU lo encuentra como una amenaza directa a sus intereses de dominación global); pero no deja de crear argucias para revertir esto.
    Por eso enfatizan mucho en que no tengamos al pasado como referencia, porque quieren seguir montando el chiringo de manera que la explotación que han impuesto por siglos a nuestros pueblos vuelva a instaurarse (de una manera más sofisticada, pero al final es eso: explotación y subyugación). Desean eso, que perdamos nuestra cultura autóctona, nuestra experiencia de lucha y resistencia, la historia emancipadora y ese martirologio que ha ayudado a crear consciencia de clase, política, de formación ideológica.
    Es natural que el imperialismo y sus instrumentos muevan todos sus hilos para revertir los procesos de transformación que se dieron en América Latina_ Han perdido su traspatio_ el otrora antro del juego, lavado de dinero, tráfico de drogas y humano, mano de obra barata, productor de recursos naturales, etc.
    ¿Por qué se tuercen los caminos hacia la derecha? Las Revoluciones tienen que adaptarse a los vertiginosos cambios internos y externos, con poco tiempo para afrontar todos los frentes y con pocos recursos en sus manos (ya que la mayoría estuvo o está aún en las privadas), crear un sistema de salud o educacional gratuito no es suficiente para posibilitar bienestar en la sociedad; hay otras necesidades y garantías que hacen falta y se aspiran a tener por la población. El sector privado prefiere “perder” ingresos temporales si con ellos provoca el derogar todas las medidas de beneficio social, por eso pone palos en las ruedas con acaparamientos, lentitud en gestiones, centrarse en financiar la oposición mercenaria, inyectar recursos financieros en los medios de (des)información, en crear obstáculos al cumplimiento de las medidas sociales.
    El imperialismo yanqui ayuda con financiamiento, asesoramiento, instrucción, etc. por medio de la creación de “Organizaciones No Gobernamentales” (se ha visto con la USAID, NED o IRI) que dicen tener como objetivo crear “oportunidades” en sectores más desfavorables, pero el objetivo principal es subvertir ideológicamente con momentáneas facilidades que aparenten ser deficiencias gubernamentales.
    A todo esto está la incultura que crean los grandes monopolios mediáticos con sus constantes bombardeos de desinformaciones, tergiversaciones, manipulaciones, falsas acusaciones, campañas de descrédito, alta publicidad a nuevas figuras de la oposición a través de sus espacios en la prensa, uso de un lenguaje cuidadosamente estudiado para llegar a los sectores con menos interés, cultura o tiempo de análisis de la realidad del contexto.
    Pero no puede obviarse que la penetración en las filas de izquierda, la aún deficiente comunicación entre las fuerzas progresistas y la deficiente visión objetiva de los intereses nacionales y antiimperialistas provoca lamentables fragmentaciones que conllevan a descalabros políticos a mediano y largo plazo… muchos levantan una bandera con el Che, pero muy pocos entienden sus palabras: “Si fuéramos capaces de unirnos, qué hermoso y que cercano sería el futuro”.
    Cabe preguntarse… ¿Nos ha traído desarrollo el capitalismo? El penoso desarrollo tecnológico e industrial que establecen en nuestros pueblos es para succionar fácilmente las material primas de nuestros suelos para la industria automovilística o la construcción (entre muchos ejemplos), de tener una mano de obra barata donde se confecciones los grandes “adelantos” a menos costes (ropa, zapatos, celulares, relojes, cables de fibras ópticas, ordenadores, etc.), donde las exportaciones desde nuestros países se someten a altos gravámenes mientras que las importaciones de los poderosos se exoneran de estos impuestos y la “facilidad” de becas posibilita el robo de cerebros como un puntal para el desarrollo en el primer mundo.
    Pero el capitalismo está para crear borregos que se encandilen con lentejuelas… lástima que no haya visión suficiente para darse cuenta que todo lo que venga de la derechista burguesía y del imperialismo no tiene sanos trasfondos, simplemente obnubilar mentes, crear desarraigo y que la enajenación sea el espacio perfecto para seguir explotando sin escapar del conformismo: “el mundo es así porque sí”.
    ¡Error! Levantemos al Che en cada uno de nuestros actos: “…todos los días hay que luchar porque ese amor a la humanidad viviente se transforme en hechos concretos, en actos que sirvan de ejemplo, de movilización.”

    Me gusta

  4. Por supuesto que América Latina es una pieza clave del Imperio y más ahora que quiere financiar la crisis global con nuestros recursos. En Argentina, el triunfo de Macri fue un triunfo de la embajada de EEUU y de Israel, edificios que el nuevo mandatario visita con frecuencia. Un par de pasos atrás para el envión hacia el salto definitivo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s