Rosa en la trinchera y luto en el corazón. #Cuba #Tropa

rosa 2Por Marcos Torres.

No la conocí realmente. Nunca visité su casa, ni compartí con ella una taza de café. No supimos nunca cuando eran nuestros respectivos cumpleaños, ni que cantidad de hijos teníamos, ni como nos había ido en el trabajo, pero compartíamos una pasión irremediable, de esas que cuando te dan, suelen convertirse en convicciones y en camino necesario por el que transitar. Nuestra mutua pasión era Cuba.

Me cuentan amigos comunes que en materia de periodismo, lo que se dice periodismo militante, nadie le ponía un pie “alante”. Militaba como Fidel en el “bando de los impacientes”, “de los apurados”, “de los que tratan siempre de hacer de lo que pueden”, ya sea formando generaciones o engrandeciendo nuestra nación con su sola presencia. Y es que Rosa respiraba por y para la Revolución cubana.

Desde que me dieron la noticia y al final la confirmé, el corazón y el alma y los huesos y cada condenada partícula de mi existencia duelen en lo inimaginable. No es fácil perder sin aviso previo o con aviso (que no es lo mismo, pero es igual) a una camarada de trincheras, y Rosa Cristina Báez estuvo siempre atrincherada en la vanguardia.

Recientemente y a raíz de uno de mis últimos artículos, Rosa me recomendó realizar cambios en materia de gramática, pero lo hizo con tal modestia, que me sentí halagado de que lo hiciera. En esa conversación lo último que me dijo fue: “Solo sostén la bandera que estamos dejando en tus manos!!!” y no volví a saber de ella hasta hoy. No sabía que se estaba refiriendo a un futuro tan cercano. Quiero creer que no era de “partir” de lo que hablaba sino de otro futuro: el d todos los cubanos.

Me gusta imaginármela sentada en una oficina, envuelta entre papeles desordenados rebuscando entre palabras para hacer un uso correcto del sobrenombre que ella misma buscara para sí (“La Polilla Cubana”) y por el que la conocemos todos. Quisiera verla aunque fuera una vez y no será posible, pero me contento en mi tristeza con saber que no seré el único sosteniendo esa bandera: somos millones Rosa, mi reina… ¡MILLONES!

Dijo nuestro José Martí que “La muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida”.

Se me escurren las palabras…. Un beso mi reina… y hasta siempre.

 

Anuncios

2 pensamientos en “Rosa en la trinchera y luto en el corazón. #Cuba #Tropa

  1. Realmente todos sentimos la pérdida de nuestra compañera que para mi leía sus escritos como si tuviera delante de mi a una profe con muchisima experiencia aunque me duele tambien no haberla conocido en persona

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s