Reporte habanero de una victoria impensada #ElectionEUA2016 #Cuba

indicePor Marcos Tropero

Eran las 5 y media de la mañana. Me desperté de un mal sueño que se me pegó como una miasma maléfica, sólo para encender el TV y encontrar una verdad que, reconozco , esperaba menos mala: ganó la “ignorancia”. Esa misma “ignorancia” amiga de los apolíticos de Bertolt Brecht, compañera además de los males del mundo.

Me aseé, vestí y tomé el café caliente que me tendió mi esposa a duras penas (el “karma” no tenía intenciones de darme un respiro ese día: no hubo gas en la cocina). Molesto le solté un beso como quiera y salí a la calle a fajarme con las guaguas. Para mi sorpresa nadie hablaba de otra cosa: “El rubiecito feo ese, es el presidente” comenta un anciano a mi derecha. Una mujer que fuma como si de eso dependiera su vida se mandó cuatro palabrotas con la noticia y teme por las relaciones con Cuba y estos aires de renovación que flotan desde hace meses en La Habana. Las caras que veo me transmiten incertidumbre, sobretodo y expectación.

Y no es para menos. Durante toda la campaña nos cansamos de ver explicaciones y más explicaciones de la seguridad de la victoria de la Clinton sobre su “medio socio, medio adversario” de “reallity show” sucio, y escuchaba a Esteban Morales en TeleSur hablar del papel de las encuestadoras en los últimos acontecimientos internacionales donde han jugado un papel ciertamente de risa. Morales hablaba de la subjetividad que se introduce y de la falta de movilización política y de voluntad en los votantes EEUU.

A fin de cuentas creo que el que pierde verdaderamente es el propio pueblo norteamericano que ha decidido encadenarse, a pesar de que en los EEUU ayer en la historia se batieron records de votaciones en varios estados, siempre están los que no creyeron en la política de la Clinton o se sintieron defraudados por Obama. Esto confirma mi hipótesis de que Trump no ganó nada verdaderamente, aunque habría que darle algo de crédito por sacar a votar a los que no lo hicieron cuando Obama.

Un amigo me afirma que “esto es una muestra más de la decadencia del sistema político capitalista y de la pérdida de confianza de los propios estadounidenses en el “stablishment” y los gobiernos de turno, y en el bipartidismo tradicional de marquesina”. Me gustaría agregar que perdieron la confianza en el “show” y que la ideología decadente de que hacen gala solo es escarcha en el sartén del pueblo norteamericano.  Pero va a ser un proceso traumático (de nuevo la teoría del gato-boca-arriba).

En La Habana nadie llora y nadie celebra (correccion: algún que otro descerebrado “oxiurito” podría hacerlo, pero no le arriendo la ganancia), o al menos las personas que he visto en la guagua y en las calles.

La vida en La Habana sigue su curso. Transcurre como siempre pero sabiendo que el peligro ahora acecha con más fuerza en las manos de alguien que horas después de haber sido elegido presidente manifestó que revertiría la política de Obama hacia Cuba.

Aunque no me gusta regodearme en lo ya dicho, repito lo que una vez dije en otro artículo sobre Bernie Sanders: solo díganme donde están mi trinchera y mi fusil, sólo que esta vez va más en serio.

Anuncios

3 pensamientos en “Reporte habanero de una victoria impensada #ElectionEUA2016 #Cuba

  1. Pingback: Reporte habanero de una victoria impensada #ElectionEUA2016 #Cuba | Cuba por Siempre

  2. Pingback: Reporte habanero de una victoria impensada #ElectionEUA2016 #Cuba | elmarquesdevancouver

  3. Pingback: Reporte habanero de una victoria impensada #ElectionEUA2016 #Cuba | Defendiendo ideas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s