“Payasada de inventario”, pero esta vez peligrosa. #TenemosMemoria #Tropa #Cuba #ElSextoDrogadicto.

1 sextoPor Marcos Torres.

De “graffitero” (aunque en lo personal me gusta llamarlo “payaso de inventario”) parece que ahora quiere ser “sex symbol” de la contrarrevolución cubana, a juzgar por la sesión de fotos que le concedió a un tal Jaime Hanckok con el torso desnudo, el oxiurito Danilo Maldonado, conocido entre los personeros de la gusanera como “El Sexto”. Dos de estas fotos fueron publicadas en el diario “ElMundo.es” en su edición digital como parte de un artículo donde se ensalsa la ¿obra? de este sujeto. Sigue leyendo

Payasadas de inventario. #Cuba #Tropa #TenemosMemoria

Por: Marcos Torres.

En Twitter: @Marcostropero.

el sexto

Ayer nos enteramos: liberaron a “El Sexto”, cuyo nombre real es Daniel Maldonado Machado y se ha convertido en un triste eslabón más en la larga (larguísima) cadena de la misma propaganda cansona y fabricada en oscuras oficinas del Departamento de Estado contra Cuba.

Cualquiera que entra en la red y ve la noticia, justo como la están transmitiendo los medios alternativos que responden a intereses foráneos (como por ejemplo Infobae, 14yMedio, Omnizonafranca, en fin todos ellos) rápidamente se llevan una idea equivocada del fenómeno, y si no sabes de que están hablando corres el riesgo hasta de identificarte con el “pobrecito artista de la oposición en Cuba que simplemente se expresaba de una manera ajena al régimen”. Sigue leyendo

#ElPapaEnCuba: entre indultos y peticiones deshonestas. #Cuba

Por Marcos Torres @Marcostropero

Cuentan que fueron 3522 los indultados por el estado socialista cubano en una muestra de generosidad, cumpliendo con la ley vigente y (para asombro de lo que digan muchos) sin haber mediado solicitud alguna por ninguna institución en nuestro país (obviamente me refiero a la iglesia católica). El gesto de buena voluntad es, indiscutiblemente, loable.

El gesto nace precisamente de los reclusos y sus familiares los que realizan estas solicitudes a la iglesia católica y entonces, a través de su Pastoral Penitenciaria, se hacen llegar a la conferencia de Obispos Católicos de Cuba y posteriormente al Estado Cubano, a través de la Oficina para Asuntos Religiosos del Consejo de Estado. Sigue leyendo