Yo no entiendo de “toques”. #Cuba #Tropa #TenemosMemoria

dislikePor: Marcos Torres

He leído con cierto interés un artículo de Luis Emilio Aybar, en el sitio “eltoque.com” quién plantea ser sociólogo en el Instituto de Investigación Cultural Juan Marinello. Este artículo redunda, básicamente, sobre la idea de que (y cito): “levantar carteles antiimperialistas durante la visita de Obama forma parte de la matriz ideológica de la Revolución, pero no es la manera adecuada de participar en esos días, pues afectaría los intereses del Estado, que son los intereses de la Revolución”.

Me parece (y lo digo a título ESCTRICTAMENTE personal, para evitar equivocaciones de aquí en lo adelante) que el autor del artículo está equivocado desde un inicio y lo digo por varias razones que expondré a continuación.

Para fundamentar lo que dice, Luis Emilio comienza citando dos ejemplos que pueden haber sido verdad o no, uno relacionado con la apertura de la embajada norteamericana (la cual extrañamente plantea el autor que fue abierta el 14 de agosto de 2014, o sea un año antes e incluso hasta ¡cinco meses antes de que salieran a la luz pública las conversaciones entre los dos gobiernos a través de sus líderes!, pero bueno… creo que fue un error del autor) y otro con respecto a una manifestación en la Universidad de La Habana en solidaridad con los desaparecidos en Ayotzinapa, y cita que “dirigentes de la FEU” y “autoridades” (pero no dice quiénes fueron esos “dirigentes” o esas “autoridades”) se lo impidieron bajo la égida de que “no había sido organizada desde la institución o las organizaciones estudiantiles y que podía ser confundida con una marcha disidente”.

Ya esto pasó en una oportunidad. ¿Recuerdan una marcha en el 2012 “contra la violencia” o “marcha por la no violencia”? Bueno… muchos estudiantes de la Universidad de La Habana y hasta intelectuales fueron allí convocados incluso a través de redes sociales y cual no sería la sorpresa cuando al llegar allí se encontraron con contrarrevolucionarios al frente de la marcha, como en el caso de “Los Aldeanos” (que ya se sabe que papel querían jugar entre la juventud cubana. No lo digo yo. Lo dice Wikileaks y lo dice Raúl Capote: voces autorizadas al respecto).

Plantea el autor que le “produce consternación” asociar dos ideas “Cuba” y “no poder levantar carteles antiimperialistas”, y quiero decirle una cosa, a mí también, pero estoy seguro que tampoco nadie va a ir a donde está el presidente norteamericano a agradecerle por su visita ni con carteles a favor del imperialismo, ¡por favor!.

Emplea la siguiente frase: “todo parece indicar que vamos a vivir una luna de miel con el hombre que toma una gran parte de las decisiones que tienen al mundo caotizado”. Le recuerdo a Luis Emilio uno de los principios de la comunicación social seria: mantenerse alejado de las suposiciones personales (yo, que no soy ni periodista ni comunicador social, se eso).

Evidentemente Luis Emilio no se encuentra bien informado al respecto. Si fuera así tendría en cuenta lo planteado en una editorial del periódico Granma de sólo hace dos días, el 9 de marzo de 2016, donde se deja bien clara la posición de nuestro gobierno revolucionario y la del pueblo cubano en general, además de desconocer “atléticamente” la frase de nuestro querido Fidel de diciembre de 2014, plasmada de esa forma en una de sus reflexiones posteriores al anuncio del día 17, que reza: “no confío en el imperialismo norteamericano”.

Como lo escribe él (Luis Emilio), tal parece que ahora el gobierno revolucionario cubano se ha vuelto “proyanqui” de la noche a la mañana, o sino miren lo que escribe en el artículo (¡resaltadito y todo!): “tienen tanto derecho los que quieren levantar una bandera norteamericana como los que quieren exigirle a Obama que libere a Oscar López Rivera y que elimine los Tratados de Libre Comercio”.

¿Cuándo fue que el Partido Comunista de Cuba (en el cual milito) cambió la política ideológica de la Revolución, que hay CIENTOS DE MILES DE MILITANTES que no nos hemos enterado?

Llega a tergiversar la frase “Dentro de la Revolución, todo, fuera de la Revolución, ningún derecho”. Me siento en el deber de aclarar que como yo siempre conocí la frase fue como “dentro de la Revolución, todo, fuera de la Revolución nada”. Lo de los derechos no es más que una invención “fabularia” y falta de sustento.

Sería provechoso para Luis Emilio (¡y para todos sus lectores también!) que si no tiene confianza en las instituciones estatales, lo diga abiertamente, a pesar de que él mismo plantea que se dedica a “promover una posición de izquierda crítica dentro de Cuba”. No sé como se puede promover eso, alejado de la confianza en las instituciones estatales… en Cuba.

Ahora las preguntas que me carcomen el cerebro una y otra vez… para el autor de este artículo y para quién quiera responderlas:

  1. ¿Cuánto le pagaron por el artículo, así…, con errores en la fecha de aperturas de la embajada norteamericana y falto de un criterio sustentable o al menos serio?
  2. ¿Quién o quiénes administran “eltoque.com”?
  3. ¿Quiénes lo financian?

Creo que como lector consecuente, merezco al menos una respuesta de las tres que he formulado (he buscado en la portada del sitio y no aparece nada al respecto).

Por lo pronto, “este-cubano-que-está-aquí”, NO ENTIENDE DE “TOQUES”.

 

Anuncios

24 pensamientos en “Yo no entiendo de “toques”. #Cuba #Tropa #TenemosMemoria

  1. indiscutiblemente ese diario digital El toque, con su posición de centro-derecha, tratando de demostrar ser de izquierda, no es más que otro proyecto financiado por injerencistas extranjeros.Ahora tratando de iniciar un acto de repudio entre el pueblo ante la visita de Obama, otra burda provocación.Ya están decantados aquellos que hacen acciones para entorpecer el proceso de reestablecimiento de relaciones Cuba-EE, esos son los mercenarios al servicio del gobierno yanqui, no pueden engañar la pueblo a tomar una postura similar a la de esa gusanera……

    Me gusta

  2. Pingback: Para los superrevolucionarios. Por Iroel Sánchez | La pupila insomne

  3. Reproduzco aquí el mismo comentario que dejé en el sitio https://eltoque.com/
    El refrán que reza: “Los cubanos o no llegan o se pasan” hace honor en este artículo de Luis.
    Y la mayoría de los comentarios (expuestos en ese sitio web) demuestran que son pocos los que saben descifrar en justa medida dónde están los justos límites y el grado de mesura para cada una de las actuaciones a realizar.
    El exceso afán de mostrar desarraigo del llamado “control” gubernamental conlleva a que esa mayoría sin cordura de límites quiera mostrar el desentono… algo muy usual en otras sociedades que muestran sus descontentos con la actuación gubernamental porque sus políticas son antisociales para ser procapitales (responden a grandes empresas e intereses de grandes fortunas).
    La Revolución ha creado su sistema educacional para crear cultura para todas las funciones dentro de la vida social, económica, cultural (valga la redundancia), gubernamental, política y diplomática… se ha querido cultivar en las diversas generaciones valores para la solidaridad, el humanismo y hasta el adecuado reconocimiento de los escenarios donde llevar a cabo cada acción de protesta, de respaldo, de análisis, de críticas, de consenso, etc… queda preguntarse a sí mismos ¿Qué hemos aprendido?… o ¿Por qué copiamos el actuar de sociedades foráneas, las cuales tienen contextos diferentes a las nuestras?
    El artículo de Luis encuentro que juega a dos bandos… por uno se viste de más antiimperialista y anti Obama del universo y por otro de más comunista que el propio Lenin… sólo a modo de reflexión: la iglesia fue un artífice de la burguesía y el imperialismo para atacar a la Revolución; sin embargo, en Cuba siguieron existiendo iglesias y credos… incluso hemos recibido visitas de Papas… ¿Verdad que con la llegada de los Papas a Cuba nadie levantó un cartel condenando a la iglesia católica por sus anteriores crímenes, ni porque tenga vínculos bancarios con la industria armamentista, ni por sus casos de pederastia, ni por la existencia de sacerdotes u obispos en otros lares que siguen prestando servicios a los grandes capitales? Pero cuando se asistió respetuosamente a las misas públicas, hemos comprobado que los principales jerarcas de las diferentes denominaciones reconocen el papel digno del pueblo y la Revolución cubana. Entonces, ¿Por qué ahora tanto afán en levantar carteles contra Obama? ¿Se está incentivando esta conducta separatista en la sociedad civil simplemente porque el gobierno cubano publicó un artículo donde expresa que se acogerá al presidente de los EEUU (amén de sus ataques) con respeto?… no hay suficiente análisis en los tertulianos anteriores para reconocer que no se está pidiendo que la población vaya a darle vítores a Obama; pero tampoco que se vaya a intentar hacer un juicio inquisitorio, cuando no es lo que toca.
    La comunicación gubernamental sólo anuncia que quién quiera ir a ver la llegada del presidente del gobierno de EEUU, lo gana con el digno principio del respeto hasta incluso hacia con quien se ha declarado así mismo nuestro enemigo… así mostramos que nuestra causa es más que justa… que hasta el enemigo tenga que reconocer que con el pueblo cubano se puede sentir seguro en nuestra casa, que las cubanas y cubanos no destilamos inquinas particulares ni odio, sino justicia cuando el momento lo requiere y en los escenarios donde es necesario.
    Ahora le toca al pueblo cubano mostrarle al mundo que es digno ejemplo de los valores y principios que siempre hemos predicado… demostremos a Obama que las actuaciones indignas son creaciones de las políticas engendradas en su sistema imperial y hegemónico… no en la Cuba socialista.
    No busquemos la pelusa-de-la-contra-pelusa. El uso de la inteligencia es lo que nos ha permitido nuestra capacidad de resistencia, el recibir el apoyo de amigos buenos en otros pueblos, de saber reclamar justicia con la moral bien alta.
    Aquí está el enlace de mi comentario en el sitio web: https://eltoque.com/blog/podremos-protestar-contra-obama-cuando-visite-cuba#comment-11706

    Le gusta a 1 persona

  4. Pingback: Para los superrevolucionarios. #ObamaInHavana #Cuba | Cuba por Siempre

  5. Pingback: Para los superrevolucionarios. #ObamaInHavana #Cuba |

  6. Por favor, busque usted el discurso “Palabras a los intelectuales” y confirme que efectivamente el Comandante en ese discuros repite la frase dos veces, una vez dice “dentro de la Revolución, todo, fuera de la Revolución nada” y en el mismo discurso, en un segundo momento expresa “dentro de la Revolución, todo, fuera de la Revolución ningún derecho”. Le dejo el enlace de un sitio confiable: http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1961/esp/f300661e.html para que pueda comprobarlo. Es decir, usted hace gala de su ignorancia, y ni siquiera se tomó el trabajo de verificar si tenía este razón o no sobre la frase antes de acusarlo de manipulador.

    Me gusta

      • Yo entendí con total claridad lo que usted dijo, de igual forma entiendo perfectamente el discurso pues lo he estudiado varias veces. En mis años de profesor universitario pertenecí a un proyecto de ideología y revolución en la UCLV, donde debatimos innumerables veces ese discurso y otros documentos. Usted escribió:
        “…yo siempre conocí la frase fue como “dentro de la Revolución, todo, fuera de la Revolución nada”. Lo de los derechos no es más que una invención “fabularia” y falta de sustento”
        Yo le aclaré a usted que la frase sí fue pronunciada por Fidel, lo que por supuesto no justifica el uso que otros le han dado después. Cuando digo otros me refiero al amplio abanico que va desde los que la citan para atacar al gobierno, hasta aquellos que durante el conocido quinquenio gris se apoyaron sobre la dichosa frase para hacerle la vida un yogurt a muchos artistas e intelectuales en Cuba. Te repito lo que escribí en el blog de Iroel, no se puede responsabilizar a Fidel por los usos que otros le dan a sus frases, pero de ahí a decir que él no dijo eso… bueno, va un trecho.

        Me gusta

      • No. No entendiste. Yo nunca dije que Fidel no hubiera dicho la frase. Simplemente está fuera de conexto, y a eso me refería con invención fabularia y falta de sustento. Al respecto espero que halla leído el comentario de Gustavo de la Torre, mi amigo en lo personal, criterior que apoyo y comparto plenamente.

        Me gusta

    • CRamonSanabria… Es real que Fidel en una segunda ocasión expresa esa frase de “dentro de la Revolución, todo, fuera de la Revolución ningún derecho”; pero lo injusto es ponerla fuera del contexto real de la misma, como intentó hacerlo el articulista Luis Emilio (y que tú defiendes en tu comentario).
      En el discurso de Fidel se explica muy bien el significado real de la frase, la cual muy bien antecedida por “dentro de la Revolución, todo, fuera de la Revolución NADA”.
      El pueblo cubano apoyó una rebelión armada contra la tiranía de Batista (apoyada, financiada y asesorada por gobiernos de EEUU), la cual respondía a intereses de la burguesía cubana y de los negocios foráneos (norteamericanos principalmente); el pueblo acogió la sentencia ¡Patria o Muerte! como una firme postura a cualquier intención de cambio regresivo a la era neocolonial, como un DERECHO propio de una mayoría que deseaba una alternativa más humanista, equitativa y con plenos DERECHOS a trazarse un camino propio (sin dictados imperiales). DERECHOS negados a un pueblo durante la época colonial y posterior con la intromisión de EEUU.
      Por eso, Fidel acota que no hay derecho alguno en ir contra la Revolución si ésta propicia los espacios correspondientes para el análisis, el debate, la exposición respetuosa y HONESTA de las opiniones particulares… NO HAY DERECHO para arremeter contra la Revolución para hacerle el trabajo al imperialismo, NO HAY DERECHO para levantar banderitas a favor del anexionismo o la reversión del proceso revolucionario, cuando la Revolución está al servicio del pueblo y lo empoderó con los DERECHOS que les negaban y que se les obstaculizó el acceso a ellos con la intervención imperialista y la imposición de gobiernos títeres.
      ¿Hay posibilidad de disentir dentro de la Revolución?_ Por supuesto que sí; se tiene ese DERECHO si se lleva en los espacios establecidos y con honestidad, de hacerlo con respeto a los DERECHOS del pueblo a seguir libres e independientes, con argumentos que no socaven la soberanía alcanzada con la Revolución, con tesis y explicaciones que sigan fortaleciendo o desarrollen las conquistas alcanzadas para los DERECHOS de todos… no de unos pocos serviles y contratados desde el exterior.
      Le invito a leer nuevamente el discurso de Fidel y después, con un juicio justo, haga gala de la honestidad que ha carecido para saber quién realmente manipula las palabras de Fidel, el verdadero sentido de justicia… el propio Fidel, en su discurso cita un ejemplo que ilustra el DERECHO de TODOS a poder expresarse con libertad.
      De tenerse un sentido de análisis ético de las palabras de Fidel, sabe que con haber dicho “fuera de la Revolución nada” era para sentenciar que no se le puede permitir a elementos distorsionadores y vende patrias, mercenarios y apátridas, que se creyeran con el libre DERECHO dentro de Cuba a hacerle el trabajito sucio al imperialismo.
      Aún así, la vida ha demostrado la magnanimidad de la Revolución y sabemos que dentro de Cuba tenemos un grupúsculo que se aboga el derecho de manipular, de mentir, de montar performances y teatrillos para la gran prensa foránea del chismorreo… y siguen libres, caminando por las calles sin temor a nada, financiados por el trabajito indigno de tergiversar la realidad de las cubanas y cubanos, sólo para tener una remuneración que les permita vivir del cuento y sin importarles los DERECHOS del resto de la población cubana.
      Entonces, habrá que preguntarse ¿Quién es el manipulador y el ignorante?

      Le gusta a 1 persona

      • Gustavo: En este caso, una persona manipuladora sería la que toma un enunciado y lo utiliza para sustentar su idea, a veces, apelando a la descontextualización. En este caso Luis Emilio podría pecar de manipulador. Sin embargo, ignorante es la persona que no tiene conocimiento sobre un asunto o materia, así sin más. En el texto de Marcos el refiere que “como yo siempre conocí la frase fue como…” y yo le alerto que la frase que termina en sin “ningún Derecho” pues sí fue pronunciada, lo que lo convierte a él en ignorante de esa frase. No quiere decir que sea ignorante de todo, o que deba ofenderse por ignorar algo, nadie domina todo, por lo que todos en alguna medida somos ignorantes de algo.
        Ahora bien, quien debería situar en contexto el discurso es usted, y verlo en relación a los hechos inmediatos que lo promovieron, el caso de censura de PM por el ICAIC, y las repercusiones que para muchos intelectuales y artistas tuvo después, pues entre la (mal)utilización de la esencia de esa frase y los postulados del Primer Congreso de Educación y Cultura, se abrió una triste fase para la cultura cubana que se conoce como “quinquenio gris”.
        Me llama la atención como me siguen invitando a leer el discurso, como si no lo conociera bien, como si leyendo una vez más, después del centenar de veces que lo he hecho ya, fuera a ver algo diferente de lo que ya he visto. El discurso es magnífico, traza una buena politica que tuvo despues en su implementacion resultados nefastos. De eso creo que no le quepa a usted ninguna duda. Le recomiendo una lectura, un libro publicado por Casa de las Américas y premio de esta, que se titula “Los juegos de la escritura y la rescritura de la historia”. Ahí tal vez aprenda un poquito más sobre la materialización de algunas políticas culturales dentro de la Revolución.

        Me gusta

      • Le repito Ramón, que no desconozco la frase. El discurso ha sido estudiado por mi en varias ocasiones. Luis Emilio Aybar SÍ MANIPULA LA FRASE Y SU CONTEXTO y le expongo la razón: cuando no plantea en que momento fue dicha y bajo que circunstancias históricas, la está manipulando para, precisamente, sustentar su idea central basado en descontextualización a la que Ud se refiere. Y que no le llame la atención que le inviten a leer de nuevo el discurso, es que no se le conoce, amigo.

        Le gusta a 1 persona

  7. Pingback: Para los superrevolucionarios | Lente Latino-Americano

  8. Pingback: Para los superrevolucionarios. | Noticias de América Latina

  9. CRamonSanabria_ Creo expuse las razones que pudieron motivar a Fidel para decir dicha frase, teniendo en cuenta el contexto de aquel entonces y que desafortunadamente Luis Emilio descontextualiza en su artículo. Ud simplemente defiende la existencia de una frase, no el indigno uso que se le dio… y parece, con sutileza, que desea más enfatizar en un proceso inquisitorio contra la política cultural de la Revolución, mientras acusa de “ignorante” a Marcos Torres con mucha premura… de todas formas, si desea justificar sus palabras con que nadie conoce todo_ lo cual es real_ no indica que la persona deba ser catalogada de ignorante… de lo contrario, tenga el honor y la humildad de ponérselo en el cuello primero; así puede, y sólo puede, que justifique su actitud acusatoria.
    A mi también me llama la atención que insista frenéticamente en haberse leído varias veces el discurso. Bueno, creo que una cosa es leerlo y otra entenderlo, analizarlo a profundidad y obtener del mismo las enseñanzas necesarias para el entonces y para el ahora… como académico estaría de acuerdo en esto ¿Sí?
    La lectura de “El Principito” me enseñó que a medida que se crece y se vuelve a leer el libro, se logran ver nuevas enseñanzas en lo que cuenta Antoine de Saint Exupéry… también me pasa con todo lo que leo… si acepta el consejo, lo puede hacer suyo también.
    De todas formas, volviendo al tema, ud sólo ve “nefastos resultados”, mientras altísimos intelectuales cuban@s de diferentes ramas de la cultura han logrado ver la profundidad de lo expuesto por el Cmdte y han puesto en práctica adecuadamente las palabras de Fidel en defensa de la Revolución y por el desarrollo de la Revolución Cultural que se ha llevado a cabo dentro del proceso socialista en este medio siglo… pero es real lo expuesto por José Martí: “los desagradecidos sólo ven las manchas”… Y ahí se quedan.
    Le doy sinceras gracias por la sugerencia del libro “Los juegos de la escritura y la rescritura de la historia” y poder “aprender un poco más” (copié y pegué sus palabras entrecomilladas)… afortunadamente tengo aún muchos terabytes por llenar de conocimientos…creo fehacientemente en la modestia de que siempre hay algo nuevo que aprender… ¡Ah! Y eso que no insisto de ser universitario ni profesor ni de haberme leído no sé cuántas veces los discursos.

    Le gusta a 1 persona

      • Marcos: un poco infantil este comentario ¿Verdad?
        Gustavo: Su frase “las razones que pudieron motivar a Fidel para decir dicha frase” deja ver que esta es su interpretación, válida como cualquier otra. Dice “desea más enfatizar en un proceso inquisitorio contra la política cultural de la Revolución” y no es así, señalo un punto. La que sí fue inquisitoria fue la política cultural de ese tiempo, en la que se vetaba a las personas por su aspecto, por sus creencias religiosas u orientación sexual. Por suerte quedó superada esa etapa, aunque todavía hay algunos que pretenden practicar de vez en cuando las mismas estrategias segregadoras. Como fue el caso de la Joven Cuba, y es ahora mismo el caso de El Colimador, de Elaine Díaz, y otros que conozco pero que no menciono pues han preferido mantener el anonimato y yo respeto eso.
        Por cierto, yo me considero ignorante de muchas cosas, que me esfuerzo todos los días por aprender. Si piensa que puede ofenderme diciéndome que me cuelgue esa condición al cuello se equivoca, me declaro con orgullo ignorante de muchas cosas, menos de mi propia ignorancia que pretendo cambiar todos los días. Creo que el primer paso para salir de la ignorancia es reconocerla.
        Me encanta como cita a Martí, es una moda a la que no me gusta sumarme, pues pienso (es solo una opinión personal) los verdaderos martianos no tienen la necesidad de demostrarlo citándolo tanto.
        Lo más triste es que es posible que usted se lleva una idea errada de mis comentarios, y me situé en un grupo que se opone a la Revolución o algo de eso… cuando no es así, solo que creo que los verdaderos revolucionarios son los que señalan lo malo, tanto como lo bueno; lo malo para que sea corregido o no se repita, lo bueno para potenciarlo aún más. Los verdaderos revolucionarios son los que defienden su opinión aunque vaya en contra de la matriz de opinión dominante, porque la historia ha demostrado que las matrices a veces son impuestas por determinadas personas que se esconden tras la colectividad, pero realmente no representan los intereses de esta.
        Le digo más, mi opinión sobre al artículo de Luis Emilio es que intentar levantar carteles antiimperialistas durante su visita es una irresponsabilidad que nada bueno puede traer al proceso de normalización. Pero igual creo que el artículo va de otra cosa, va del derecho a expresarse. Cuando el presidente de EEUU visita otras naciones, incluso capitalistas, y lo reciben con protestas, la prensa cubana hace una oda de eso. Ahora un solo muchacho dice que le gustaría hacerlo y probablemente no se lo permitirán, y lo crucifican en textos y más textos.
        Usted dice “¿Hay posibilidad de disentir dentro de la Revolución?_ Por supuesto que sí; se tiene ese DERECHO si se lleva en los espacios establecidos” y me pregunto… ¿Cuáles son esos espacios? Espacios que tengan un impacto real, no una reunión en la que se emite un acta que nadie lee.
        Es una tendencia en Cuba, cuando alguien opina diferente, y lo expresa, acusarlo de disidente, de apátrida, y en el menor y mejor de los casos de ingenuo. Como si la única posibilidad válida fuera asentir con la cabeza y saltar como una foca amaestrada antes las cosas que publica Granma. Un argumento para desacreditar a Luis Emilio es que publicó en una plataforma extranjera pero… ¿Hubiera podido Luis Emilio publicar esta opinión en algún medio oficial? ¿Es libertad de expresión real cuando solo pueden expresarse los criterios en ciertos marcos establecidos?
        Este es el último comentario que dejo en este blog, pues mis intenciones no eran acusar ni ofender, sino dialogar. Pero es imposible hacerlo con personas que ni siquiera pueden escuchar un criterio diferente, aun estando dentro de la misma cuerda ideológica. No importa que nueva respuesta pongan aquí, declino en mi derecho a la réplica tras este comentario.
        Suerte adaptándose a la nueva Cuba.

        Me gusta

      • Puede ser infantil pero sigue siendo cierta. Ud trata deseperadamente de rebatir lo irrebatible. Expone que el artículo de Luis Emilio habla del derecho a expresarse. Está equivocado: habla del derecho a protestar. Una protesta nada provechosa como Ud mismo reconoce y YO RECALCO. ¿Se ha preguntado cuanto le pagaron a Luis Emilio por su artículo? ¿Se fijó Ud en el error de la fecha? ¿Es Ud conciente de la falta de ética profesional de este señorito? Le informo que los que le pagaron el escrito son los mismos que financian en la actualidad proyectos anticubanos enmascarados bajo un halo de libre expresión y libertad de prensa. Los mismos que financian a través de “premios” a la Yoanis y a la Berta y al Rodiles y a la UNPACU y al famoso El Sexto. ¿Ha leido Ud a Cintio Vitier? Le recomiendo que lea (si no lo ha hecho) “Ese sol del mundo moral”. Disculpe Ud., pero creo que no se puede predicar moral en calzoncillos. Ahora a Ud. le aqueja una soberana rabieta pues al parecer se siente ofendido por los comentarios de Gustavo y míos. Pues le digo más: el que tiene que tener suerte es Ud. ya que parece que la inadaptación es a la inversa. Nadie le ha pedido que haga silencio. Sus criterios son siempre bienvenidos en este blog, pero no se puede defender a la Revolución Cubana y a nuestro proyecto socialista desde posiciones poco éticas, menos como las del “sociólogo” Luis Emilio Aybar, al que (le adelanto) compran los artículos por conveniencia del editor de ese blog. Creer otra cosa es ser ingenuo. Lástima que Ud ya no se digne a responder. Pero no se preocupe: YO Y GUSTAVO SEGUIMOS HACIENDO REVOLUCIÓN.

        Le gusta a 1 persona

  10. CRamonSanabria_ Aunque lo niegues, vuelves nuevamente con otra arremetida por los errores que se pudieron cometer en los inicios del proceso revolucionario, se queda anquilosado sin ver, en lo más profundo del asunto, que las palabras de Fidel llevaban en sí (como siempre lo ha hecho) las enseñanzas, las premisas, los principios que realmente debieron ponerse en práctica para desarrollar la cultura.
    ¿No se ha desarrollado la cultura por esos “errores” a los que se aferra?_ Por supuesto que no. Hemos ganado cultura en toda su extensión.
    La Revolución señala principios humanistas, preceptos éticos, valores de humildad, sencillez y firmeza frente a lo mal hecho_ hemos caminado un trecho largo y muy difícil porque ha sido empedrado por enemigos de afuera y traidores de adentro_ pero se ha caminado un largo trecho que tiene sus frutos.
    Todos hemos pasado por momentos espinosos con personas que no han sabido comprender (y otro no han querido hacerlo por oportunismo) particularidades y han optado por conductas, posiciones o medidas que frenan o retrasan los objetivos verdaderos de la Revolución… ¿Cree Ud que yo no he tenido más que algún personaje enfrente y con actitud errada?
    Por ser contundente en defender mis opiniones, he sido catalogado de conflictivo y problemático por más que algún personero, incluso alguno hasta fue mi jefe; pero no por eso creí que en las reuniones donde asistí fueron inútiles, ni que ahí se acababa el camino.
    Es una lástima que no encuentre ese espacio para que pueda desahogarse libremente… pero recuerde que libertad no es libertinaje y como dijo Fidel: “…dentro de la Revolución, todo; contra la Revolución, nada.”
    Pero sepa que amén de mis tropiezos, no era razón suficiente para sembrar en mi interior un caldo de cultivo para despotricar (abierto o sutilmente) contra una obra que es más grande que lo impropio de alguno personajes que no comprendieron en algún momento bien su labor.
    No conozco los detalles de La Joven Cuba ni El Colimador y quizás Ud podría citar cientos de ejemplos de erróneas gestiones que no entraré en el cachumbambé del cierto-falso, pero le aseguro que yo también tengo cientos de miles de lo bien que se ha hecho, de que ha existido “un impacto real” en la corrección de los errores que tanto Ud se aqueja y se demuestra simplemente con el presente que hoy tenemos_ Entonces no todo fue tan fatídico ¿Verdad? (utilizo sus palabras entrecomilladas)… es tomarse el trabajito de mirar más allá de la punta de la nariz, pero no cegarse por sólo mirar las manchas del sol: hay un prado bellísimo y muy humano en esta Revolución y su horizonte será mucho mejor a medida que se sumen las nuevas generaciones formadas en nuestro socialismo.
    Ud me critica por citar a José Martí_ este es mi cuarto comentario y lo he citado sólo una vez (no es tanto como ha sentenciado) y para mi no es moda, sino fuente savia donde acudir para aclarar ideas… y me da lo mismo si lo cree o no; pero sí me considero un martiano bueno (profesor, fíjese que el adjetivo “bueno” va después). De todas formas, ahora me place citarle a Ernesto Che Guevara: “En la tierra hace falta personas que trabajen más y critiquen menos”. ¿También sentenciará que es moda u ocupará mejor su tiempo en el análisis?
    Lamento que se repliegue, ahora que ya le estaba cogiendo el gustito a este “debate”; aunque no soy de comentar mucho en los blogs (aunque este de Marcos se merece toda mi dedicación y respeto)… por tanto, asumo las palabras de mi amigo Marcos, pero como propias: MARCOS Y YO SEGUIMOS HACIENDO REVOLUCIÓN.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s